Corel hace a Linux casi bonito con instalación rápida y simple

 

Búsquedas en PCWORLD on-line

¿Está listo Linux para las masas? Hasta hace poco la respuesta era un no rotundo. Por más que los consumidores deseaban una alternativa a Windows, Linux simplemente era demasiado difícil de instalar y ejecutar para el usuario promedio.

Pero por fin, una nueva versión del sistema operativo cambia todo esto. A diferencia de las versiones competidoras –y a pesar de su estado incompleto– la versión beta de Corel Linux se instala casi por sí sola. Y si las características que Corel promete para el producto final (programado para cuando usted lea este artículo) se materializan, esta nueva versión de Linux puede ser casi tan fácil de instalar y configurar como Win 98.

A diferencia de la mayoría de los otros productos de Linux, la versión de Corel no requiere que usted pruebe y ajuste los valores de vídeo para la interfaz gráfica. Usted tampoco tiene que lidiar con las complicaciones de las particiones de discos, y leer el interminable catálogo de opciones de instalación es estrictamente opcional.

Usted puede progresar desde un disco duro vacío al escritorio gráfico de Linux en cuatro pasos fáciles: Escriba un nombre de usuario, escoja una instalación por defecto, decida donde instalarlo, y pulse el botón de Instalar. En minutos, estará listo para hacerle muecas a Bill Gates.

 

No tan rápido

Pero primero tiene que configurar cosas como las impresoras, las conexiones telefónicas, y las redes –al igual que cuando se instala a Windows. Para conseguir que estas necesidades trabajen bajo Red Hat Linux o casi cualquier otra versión competidora, hay que usar la colección arcana de servicios de línea de órdenes y archivos de configuración de Linux, una tarea que ha llevado a más de un novato de Linux de vuelta a los brazos de Microsoft. Corel dice que su utilidad de Centro de Control consolidará la mayoría de estas tareas en una interfaz centralizada, estilo Panel de Control. A pesar de algunos problemas, el Centro de Control me permitió configurar a Samba, el clone de conectividad de Windows para Linux, en sólo unos pulsos.

Como muchas otras opciones de Linux, Corel Linux está basado en el núcleo 2.2.10 de Linux, e instala la interfaz gráfica KDE parecida a Windows por omisión. Pero Corel ha hecho muchas mejoras pequeñas a KDE que lo harán aún más familiar a los aficionados de Windows. Aparte de hacer los cambios en el Centro de Control, Corel ha reemplazado el administrador de archivos de KDE con el Administrador de Archivos de Corel, una utilidad que muestra los discos, los escritorios y los recursos de la red a la manera del Explorador de Windows.

Pero mientras Corel hace lo mejor que puede para suavizar el cambio de Windows a Linux, no puede hacer milagros. El núcleo de Linux todavía carece de apoyo para dispositivos de PC comunes como USB, DVD, tarjetas ISDN internas y Winmodems.

Es probable que el apoyo de USB llegue el año próximo; pero no hay planes para los otros dispositivos.

 

Material gratuito

Corel Linux tiene las aplicaciones gratuitas usuales, incluyendo Netscape Navigator y Corel WordPerfect 8 para Linux. Pero embarcará sin el paquete de oficina gratuito StarOffice 5.1 de Sun, que viene empaquetado con la mayoría de los productos de Linux. Corel planea liberar su propio paquete de oficina para Linux el próximo año, pero este no será gratuito, y no se incluirá en Corel Linux. En una inversión de papel única, el paquete vendrá con una copia gratuita de Corel Linux.

Lo que los usuarios neófitos de Linux necesitan es el apoyo técnico mientras instalan y configuran su software. Corel, como los competidores Red Hat y Caldera, incluirán un apoyo técnico limitado. Pero aunque ese apoyo sea estelar, los clientes que compren una copia en la tienda de computadoras local deben estar dispuestos a sudar antes de poder decir adiós a Windows.

Scott Spanbauer